Corregir la acidez de salsas o enternecer la carne son algunos de usos de este compuesto químico en la cocina

Con fórmula química NaHCO3, el bicarbonato de sodio es un producto multiusos que, además de servir para innumerables remedios caseros, es muy útil a la hora de cocinar. Conocido también como bicarbonato de soda, sal de Vichy o bicarbonato sódico, el bicarbonato de sodio puede obtenerse de la naturaleza o artificialmente y se nos presenta en unos ‘polvos’ finos blancos (similar a la sal) con gran poder disolvente.

Hablamos de un producto que conviene tener en casa, ya que nunca sabes cuándo vas a poder necesitarlo. Y es que, además de para limpiar y desinfectar frutas y verduras o facilitar la digestión, sus usos culinarios son numerosos.

Sustituto de la levadura

Provoca un crecimiento de la masa al mezclarlo con sustancias de grado de acidez elevado (yogur, limón o vinagre). El efecto levadura se provoca por la liberación del dióxido de carbono que resulta de la combinación de estos ingredientes.

Añade una cucharada de bicarbonato de sodio en el agua de cocción de la coliflor para eliminar el olor que se desprende

Además, con este ingrediente puedes dar un extra de esponjosidad a las tortillas, añadiendo una pizca a los huevos mientras son batidos.

Quitar el crujiente de la cebolla

A quien no le guste la textura de este vegetal, sobre todo cuando está picado, puede ablandarlo y quitarle lo crujiente. Es fácil: poner la cebolla a freír junto a un chorrito de aceite y a una pizca de este compuesto.

Mantener el color de las verduras

Poner a hervir los vegetales con una cucharadita de este producto en el agua de cocción nos asegura que el color de las verduras no se pierda durante el cocinado.

Corregir la acidez de salsas

El bicarbonato de sodio puede ayudarte a solucionar problemillas en los guisos. Normalmente, es el tomate el alimento que desprende una acidez que se podrá neutralizar con una pequeña cantidad de este producto.

Enternecer la carne

Puede pasar que la carne quede endurecida, pero el bicarbonato de sodio lo soluciona. Antes de cocinar, dejar reposar en el frigorífico durante 2 horas la pieza de carne sumergida en agua con bicarbonato. Tan solo tendrás que aclararla bien antes de cocinar.

Para carnes que no estén duras pero que se quieran enternecer, se puede optar por espolvorear una pizca sobre las piezas. ¡Magia!

Solución al remojo

Para quitar la dureza a las legumbres suelen dejarse varias horas a remojo. Si olvidas hacerlo o no ha dado el resultado esperado, apunta este truco para que se reblandezcan rápido: echar una cucharada de bicarbonato de sodio por cada litro de agua

Adiós a los olores

Un olor tan característico y, muchas veces detestado, como el que emana de la cocción de la coliflor o las coles puede eliminarse añadiendo una cucharada de bicarbonato de soda al agua en la que se va a cocer.

‘Refrescos’ caseros

Añadir bicarbonato de sodio a un zumo de fruta y agua a partes iguales hará que se genere un gas efervescente con el que podrás consumir ‘refrescos’ elaborados por ti mismo.

Copy