Existen diversos tips caseros para que la tela de los toallones sea esponjosa y suave, y para evitar que se vuelvan ásperas.

Trucos caseros para que las toallas queden suaves y esponjosas
Las toallas con el tiempo pueden volverse ásperas y en consecuencia rasparán la piel al usarlas. Por ese motivo, para evitar que esto suceda, existen varios trucos caseros que resultan efectivos para conseguir una toalla suave y esponjosa. Mirá qué necesitas y cómo aplicarlos.

Limón y vinagre

Estos ingredientes caseros servirán para eliminar las sales minerales que se impregnan en la tela al lavarlas. En consecuencia, conseguirán recuperar la suavidad de las toallas, al tiempo que eliminarán los olores desagradables de las mismas.
Para aplicarlos, primero hay que enjuagar estas prensas con agua fría y dejarlas reposar en una fuente. Allí, hay que añadir limón y vinagre, con un chorro bastará. Luego, hay que lavarlas como se hace habitualmente, ya sea a mano o en el lavarropa.

Detergente para suavizar las toallas

Una pequeña cantidad de detergente servirá para volver esponjosa una toalla, al tiempo que logrará eliminar la suciedad de la misma. Sin embargo, una gran cantidad tendrá el efecto contrario.

El tambor del lavarropas a media carga

En caso de lavar estas prendas en un lavarropas, es fundamental que el tambor de cargue a la mitad. De esta manera, quedará espacio libre para que puedan moverse. Otro tip es no mezclar las toallas con otro tipo de prendas a la hora de lavarlas.

Secar las toallas al aire

Una vez lavadas con el método elegido y aplicados estos trucos, es recomendable secarlas al aire. Al mismo tiempo, es fundamental no exponerlas al sol, ya que este las secará al punto de dejarlas duras y rasposas.
En caso de elegir secarlas en una secadora eléctrica, servirá añadir una pelota anti pelusas para secadoras. También será de gran ayuda no utilizar altas temperaturas en este electrodoméstico.
Copy