Limpiar pelos gato
A todos los gatos se les cae el pelo. Se trata de algo completamente normal ya que estos animales pasan buena parte del tiempo acicalándose. Ahora bien, del mismo modo que ocurre en humanos, es importante prestar atención a la cantidad de pelo que pierde el minino. Si es excesiva, podría tratarse de un problema de salud y, por lo tanto, habría que consultarlo con el veterinario. En cualquier caso, es importante conocer una serie de trucos rápidos y sencillos para limpiar los pelos del gato.

 

Es algo que se debe hacer con frecuencia para evitar que la casa se llene de patógenos microscópicos y de suciedad. Y es que los pelos, a medida que pasa el tiempo, generan las condiciones ideales para que se reproduzcan diferentes microorganismos que podrían ser nocivos para la salud de las personas y de as mascotas.

Cinta adhesiva

Este es un truco que funciona muy bien con pelos a los que se les cae muy poco pelo. Cuando la cantidad de pelos que hay que recoger es mínima y éstos están concentrados en un rincón de la casa, puedes coger el rollo de cinta adhesiva y hacer lo siguiente: pegar la parte adhesiva donde se encuentren los pelos, y tirar de ella con cuidado.

Suavizante

Si las zonas en las que hay pelos son más amplias, también puedes humedecer un paño de microfibra con una mezcla de agua y suavizante. Los compuestos del suavizante hacen que las fibras de los pelos se ablanden y, de esta forma, se desprendan con facilidad.  Puedes hacerlo en suelos, sofás, colchones… ¡Donde quieras!

Refrescar gato verano

Guantes de látex

Y, por último, uno de los trucos para limpiar los pelos del gato más sencillos y que mejor funcionan. Simplemente tienes que hacerte con unos guantes de látex, mojarlos en agua, ponértelos y pasar las manos por las zonas donde estén los pelos. ¡Se quedan completamente pegados!

Por último, queremos destacar la importancia de cepillar al minino al menos tres veces por semana para ayudarle a eliminar el pelo muerto.

Además, es importante saber que los pequeños felinos cambian el pelaje para adaptarse a los cambios de temperatura dos veces al año. En los gatos domésticos el cambio no es muy acusado porque apenas hay cambios de temperatura por la calefacción y el aire acondicionado.

Copy