En el lavamanos de nuestra casa enjuagamos de todo y este uso rudo lo hace víctima de manchas y rayones que en vez de desaparecer se hacen más profundos por el uso de químicos de limpieza. Una de esas sustancias es el amoníaco que puede causar daños en la piel, ojos y pulmones. En este artículo te vamos a compartir un truco para que limpies tu lavabo de manera fácil y rápida.

Necesitarás:

-5 cucharadas de bicarbonato de sodio

-½ taza de vinagre blanco

-Una esponja dura pero que no maltrate la superficie

-4 cucharadas de limpiador en polvo con blanqueador

-Una gotas de cloro

Que debes hacer:

Moja el lavamanos de cerámica (debe estar húmedo no con charcos de agua)

Espolvorea el limpiador en polvo y las gotas de cloro.

Deja reposar por 15 minutos.

Pasado este tiempo, enjuaga con agua tibia hasta limpiar por completo.

Deja secar y cubre con vinagre.

Espolvorea el bicarbonato de sodio, deja actuar por 10 minutos.

Pasado este tiempo, talla con la esponja y enjuaga.

Copy