Las sartenes son un utensilio de cocina fundamental. Los de aluminio son los mejores y nos permiten no quemar la comida. Desafortunadamente, este material liviano y resistente a altas temperaturas tiende a oxidarse fácilmente y puede volverse negro con el tiempo. ¡Descubre cómo pulir sartenes oxidadas y dejarlas como nuevas con técnicas sencillas y económicas!

bandeja para hornear

con bicarbonato de sodio

El primer remedio que te recomendamos  es utilizar bicarbonato de sodio , que tiene propiedades limpiadoras y desincrustantes. Todo lo que tienes que hacer es agregar una cucharada de este polvo blanco a un tazón pequeño y agregar agua gradualmente hasta obtener una consistencia cremosa. Use una esponja y frote suavemente la mezcla sobre la sartén, luego enjuague con agua caliente hasta que desaparezcan todos los residuos.

Finalmente, seca con una toalla de papel y listo: ¡tu sartén quedará como nueva! Este ingrediente también se puede utilizar para limpiar el horno o la campana.

sal y limon

Con sal y limón

Otro remedio es utilizar la combinación de dos ingredientes:  la sal y el limón , conocidos por nuestras abuelas por sus múltiples propiedades.

Empiece mojando la sartén, luego espolvoree un poco de sal y use la mitad del limón como una esponja natural. ¡Luego, lave todo el utensilio frotando los restos de oxidación antes de enjuagar! Aplica este truco una vez al mes para mantener tus sartenes brillantes

vinagre blanco

con vinagre blanco

Después de mencionar el bicarbonato de sodio, el limón y la sal, ¿cómo podemos olvidarnos del vinagre blanco? Se sabe que este ingrediente hace que las superficies brillen de forma natural. Esta solución ácida también es capaz de hacer que las superficies de acero brillen.

Si quieres unas sartenes brillantes, basta con poner un poco de vinagre blanco o vinagre de vino directamente sobre la esponja y frotarla sobre la zona oxidada.

Enjuague bien y repita la operación si es necesario.

Con jabón de Marsella

¡El jabón de Marsella es reconocido por sus incomparables propiedades limpiadoras! ¡No es casualidad que las abuelas lo utilicen para limpiar una gran cantidad de superficies!

Tome  virutas de jabón de Marsella  y aplíquelas a una esponja. Después de eso, frotar la sartén, insistiendo en las partes ennegrecidas por la oxidación. Finalmente, enjuaga bien y ¡listo! ¡Tus sartenes estarán más brillantes que nunca!

Con leche

Finalmente, aquí está el último remedio para hacer que sus sartenes de aluminio ennegrecidas brillen: ¡leche! ¡Este producto tiene una formidable función aclarante que también puede restaurar su ropa a su blancura inicial!

Empezamos echando un poco de leche en la sartén y encendiendo el fuego hasta que hierva. Luego, deje que todo se enfríe y luego lave la sartén frotando suavemente la parte ennegrecida.

Finalmente, enjuague y deje secar. Este remedio es particularmente útil para limpiar el interior y para pulir aluminio oxidado.

Bueno saber

Si sus ollas o sartenes son de aluminio, le recomendamos que no las ponga en el lavavajillas y no las trate con esponjas ásperas, ya que podría dañarlas.

Copy