La pasta italiana es una parte integral de la gastronomía en todo el mundo. Se encuentran en todas las salsas en muchas cocinas. Y si son tan apreciados es porque son fáciles y rápidos de preparar. Sin mencionar que son muy sabrosos y satisfactorios. Solo en mantequilla o aceite de oliva, gratinado con queso, maridado con verduras, en versiones boloñesa o carbonara, no faltan opciones para deleitar a los más golosos. El único problema: no siempre es fácil lograr una cocción al dente y nuestros espaguetis a menudo tienden a pegarse. Pero, ¿cuál es el secreto de los italianos para evitar este inconveniente? Para tener una pasta perfectamente cocinada y sabrosa en el plato, ¡estos son los pasos a seguir!

Muchos mitos han estado circulando en torno a la pasta desde siempre. Seguramente habrás oído muchas veces que no se pegan si se echa un poco de aceite en el agua de cocción o que hay que ponerlas inmediatamente bajo un chorro de agua fría nada más cocerlas. ¡Deja de malentendidos! Vamos a desentrañar lo real de lo falso y revelarte el famoso secreto de los italianos para obtener la mejor pasta.

¿Cuál es el secreto de los italianos para que la pasta no se pegue?

cocinar la pasta

La pasta  suele    ser la opción más rápida y deliciosa para preparar una comida. Y, como beneficio adicional, es difícil cansarse ya que puede variar los sabores y declinarlos a través de una multitud de recetas. Sin embargo, por más simple que parezca prepararlos, muchas veces terminan pegándose a la sartén durante la cocción. Y no hay nada menos apetitoso que los espaguetis o la pasta penne pegajosos, blandos y demasiado pesados. Así que confía en los italianos, los especialistas en este plato culinario, para cocinar con éxito tu pasta a la perfección.

Por lo tanto, para evitar que la pasta se pegue a la olla o sartén en la que se cocinó, el secreto es ante todo tener en cuenta ciertas reglas de oro de las que los italianos nunca se desvían.

Primero, asegúrese de elegir pasta de buena calidad. Aunque son un poco más caros que los demás, hay pocas posibilidades de que se peguen fácilmente durante la cocción. Entonces es importante hervir una cantidad suficiente de agua. Este es a menudo el error recurrente que muchas personas cometen: ¡demasiada pasta para poca agua! Sin embargo, para 100 g de espaguetis, por ejemplo, se necesita un litro de agua y una cucharadita de sal . 

mitos desacreditados

Verter la pasta en el agua.

Cuando se trata de cocinar, no siempre confíes en tu intuición, es mejor seguir las instrucciones del empaque, porque cada textura de pasta requiere un tiempo diferente. En ocasiones puede ser necesario añadir uno o dos minutos de cocción, según vuestro gusto. Pero no extiendas más el tiempo de cocción o la pasta se pegará y se volverá demasiado blanda.

Una vez que tu pasta esté cocida, al dente como desees, no olvides revolverla bien en la sartén. Contrariamente a la creencia popular, no es necesario agregar  aceite  al agua de cocción: simplemente permanecerá en la superficie y no tendrá ningún efecto particular en el desprendimiento de la pasta. Por el contrario, al escurrir, el aceite se pegará a los espaguetis y puede alterar su sabor.

Otra idea recibida: siempre se nos ha hecho creer que era necesario poner la pasta bajo un chorro de agua fría nada más cocerla, para que no se ablande. Falso ! Enjuagar definitivamente no es una buena idea, especialmente si los vas a comer de inmediato. Esto se debe a que la pasta puede perder su textura sedosa y la bondad del almidón se debilitará debido al agua fría. Sin embargo, los chefs experimentados señalan que si desea enfriar la pasta para incorporarla a una ensalada fresca o planea comerla más tarde, es útil enjuagarla con agua fría para evitar que se pegue antes de guardarla en el refrigerador.

Copy