A menudo, tendemos, después de lavar nuestros vasos, a guardarlos boca abajo. Solo que este gesto adoptado por muchos debe ser prohibido. Descubra las razones por las que deben colocarse en posición vertical.

Es un hábito adoptado por muchos que, sin embargo, debe abandonarse. Descubra por qué es mejor dejar las gafas en posición vertical. ¡La respuesta podría sorprenderte!

Vasos almacenados boca abajo

¿Cuál es la mejor forma de guardar las gafas?

Esta pregunta está sujeta a muchas preguntas. ¿Es mejor guardar los vasos boca abajo o no? Hay dos formas de verlo cuando se trata de este tema.

Ambos parecen tener sus propios pros y contras. Para el almacenamiento diario en un armario, guardar los vasos con el lado derecho hacia arriba parece ser la opción más lógica.

Algunos adoptan este gesto porque permite que el polvo y la suciedad se asienten dentro del vaso y permite que se evapore la humedad del lavado. Otros creen que guardar los vasos boca abajo puede crear un espacio cerrado que evita que el agua se evapore y provoque moho.

Depende de las gafas que quieras guardar.

La respuesta real depende del tipo de tus anteojos. Si tiene copas más delicadas, como copas de vino o de champán, no se recomienda guardarlas boca abajo.

Los especialistas dicen que su delicado borde no está diseñado para soportar el peso del vaso. Por lo tanto, su colocación puede causar daños, como grietas. Estos pueden hacer que se rompan durante el lavado o durante la manipulación.

Sin embargo, para las tazas y vasos de todos los días, guardarlos boca abajo ofrece un poco más de higiene. Esto requerirá secarlos adecuadamente antes de guardarlos.

Si tienes copas con pie, es recomendable invertir en un portavasos. Para mantenerlos boca abajo de forma segura.

¿Cómo mantener las gafas limpias y claras?

levanta el velo

Para quitar el velo mate de sus gafas, diluya 50 g de cristales de soda en un litro de agua caliente y lave sus gafas con esta mezcla. Una vez enjuagadas y limpiadas con un paño fino que no suelte pelusa, habrán recuperado su hermosa transparencia.

hazlos brillar

¿Tus gafas están limpias, pero no lo suficientemente brillantes para ti? Dales un tratamiento especial de brillo aplicando en las paredes una pasta a base de agua y polvo de hornear. Dejar actuar unos minutos, luego enjuagar y pulir con un paño suave para que brillen.

arreglalos

Si al poner la mesa nota un pequeño rasguño en uno de sus vasos, cúbralo con pasta de dientes y frote suavemente con un paño suave. Ligeramente abrasivo, el dentífrico alisa el vidrio y hace desaparecer el rasguño.

Una copa de vino en el lavavajillas

¡Di adiós a los malos olores!

Si después de probar el pescado no logras eliminar por completo el olor de tus platos o del plato de presentación, agrega el jugo de un limón al agua que usaste para enjuagar tus platos. Desaparecerán los malos olores y, además, todos tus platos quedarán relucientes.

cuchillas delgadas

Lo ideal es lavar las hojas de tus cuchillos inmediatamente después de su uso para evitar mancharlos. Si ya es demasiado tarde, tome un tapón de corcho ligeramente humedecido y sumergido en polvo para fregar o ceniza de madera fría, y frote para eliminar las manchas. Restaurarás tus cuchillos a su brillo original.

Operación “desenganche”

Si no vas a fregar los platos enseguida o si ciertos alimentos, como el queso rallado derretido, se “pegan” a tus platos y platos, remójalos en agua caliente con unas gotas de extracto de semillas de pomelo. Así, ningún residuo se te resistirá cuando lo abordes.

Acero inoxidable brillante

Es posible que el acero inoxidable no se oxide, pero se empaña con el tiempo. Para limpiar y dar brillo a tenedores, cuchillos, cucharas y otros utensilios de acero inoxidable, mezcle una cucharada de jugo de limón y tres cucharadas de bicarbonato de sodio, luego frote sus cubiertos con esta pasta con un paño suave. Enjuague bien con agua limpia.

¡No te quedes en una garrafa!

No es fácil limpiar adecuadamente el fondo de una jarra de vino, ¡especialmente si el cuello es angosto! Para asegurarse de deshacerse de todos los rastros, triture las cáscaras de huevo y viértalas dentro. Agregar vinagre blanco y dejar toda la noche. Al día siguiente, agitar bien, luego vaciar el vinagre y las conchas. Si es necesario, elimine las últimas manchas de vino con un cepillo para botellas y luego enjuague con agua.

El consejo de nuestro lector

“Antes de lavar piezas delicadas, como flautas de cristal o el servicio de porcelana heredado de mi abuela, coloco una toalla en el fondo del fregadero. Esta superficie tan suave absorbe los golpes y me ha salvado varias veces de romper platos. virginia  , 27 años

Copy