El vinagre blanco es uno de esos productos que nunca faltan en nuestros hogares. Se utiliza para lavar y desinfectar verduras, pero también para sazonar. El vinagre también es un excelente aliado para la limpieza del hogar, especialmente del baño.

 

 

Limpiar y desinfectar bien el baño es importante por cuestiones de salud e higiene. Si se hace con frecuencia podemos reducir la presencia de microorganismos y evitar la formación de manchas de cal o moho difíciles de eliminar.

 

 

Precisamente por eso, normalmente, se utilizan muchos productos industriales diferentes. Poca gente sabe que casi todos estos productos se pueden sustituir por vinagre , quizás combinándolo con otros ingredientes naturales para potenciar su efecto.

1. Vinagre blanco y agua para desinfectar el inodoro

El inodoro es una de las zonas del baño más propensas a la acumulación de bacterias, suciedad y cal. Una solución muy sencilla para blanquearla y desinfectarla es utilizar una cantidad generosa de vinagre blanco.

Para desinfectar el inodoro, vierte 250 ml de vinagre por toda su superficie y déjalo durante 20 minutos. Luego frote con el cepillo del inodoro para eliminar las manchas y luego enjuague.

2. Limpia el espejo con vinagre

En el espejo del baño se pueden acumular polvo, salpicaduras de agua y pasta de dientes y muchas otras partículas. Si quieres evitar el uso de un producto químico, puedes probar a limpiarlo con una solución igualmente eficaz de vinagre y agua.

Mezcla dos partes iguales de vinagre blanco y agua en una botella con atomizador y usa la solución como lo harías con un limpiador de vidrios normal.

3. Vinagre y bicarbonato de sodio para limpiar la bañera

En la bañera se acumulan restos de humedad y jabón que pueden favorecer la aparición de antiestéticas manchas.

Para limpiar la superficie de la bañera, vierte sobre ella 125 ml de vinagre blanco y un par de cucharadas de bicarbonato de sodio. Dejar actuar unos minutos, luego frotar bien con una esponja y luego enjuagar.

4. Limpiar los azulejos con vinagre

Las baldosas pueden deslustrarse debido a la acumulación de hongos y cal que se acumulan especialmente entre las juntas. Si quieres limpiarlos y que vuelvan a brillar, límpialos una vez al mes con una solución muy sencilla de vinagre blanco.

Vierta 250 ml de vinagre y 125 ml de agua en una botella con atomizador. Rocíe la solución sobre los azulejos y frote con una esponja. Finalmente enjuagar con abundante agua.

5. Limón y vinagre para que tus grifos brillen

El grifo de la ducha y el grifo del lavabo suelen ensuciarse con mucha facilidad, debido a la acumulación de cal, salpicaduras y restos de jabón. Para que vuelvan a brillar puedes utilizar una solución a base de vinagre y limón.

Mezcla el jugo de un limón con 1 taza de vinagre. Sumerge un cepillo de dientes pequeño en la solución y úsalo para fregar bien toda la superficie. Por último, utiliza un paño limpio para eliminar los residuos y tener grifos perfectos.

6. Bicarbonato de sodio, limón y vinagre para desinfectar el fregadero

En el fregadero se acumulan muchas bacterias, así como restos de pasta de dientes y cal. Aunque parezca limpio a primera vista, el fregadero es casi siempre un verdadero micromundo de bacterias y otros patógenos.

Mezcla el jugo de un limón con 150 ml de agua, 70 ml de vinagre y 1 cucharada de bicarbonato de sodio. Moja una esponja en la solución y pásala por toda la superficie del fregadero, restregando bien. Después de unos minutos, enjuague con abundante agua.

 

 

El vinagre es uno de los productos de limpieza más versátiles y útiles, especialmente el baño. Empieza a usarlo de inmediato como alternativa a los productos industriales: tu salud y el medio ambiente te lo agradecerán.

Copy