No importa cuántas veces lavemos el suelo: la suciedad se sigue acumulando entre las juntas y, con el paso de los meses y los años, hace que pierdan su color claro y cambien por completo el aspecto del suelo.

Si buscas una alternativa natural y aún más eficaz para limpiar el suelo y eliminar la suciedad entre juntas , estás en el lugar adecuado.

Tan pronto como instalamos el piso, las juntas se ven perfectas, pero con el tiempo la historia cambia. La suciedad que se acumula entre las juntas, formada por polvo, grasa e incluso moho, las oscurece, casi negras, cambiando por completo el aspecto del suelo.

1. Cómo limpiar la lechada con bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es la solución perfecta para los amantes de la limpieza ecológica. Tiene propiedades antisépticas ideales para eliminar residuos y bacterias que se encuentran en cualquier superficie.

Mezcla agua tibia con bicarbonato de sodio hasta obtener una consistencia cremosa. Use un cepillo de dientes viejo para fregar entre las líneas de lechada. Después de unos 20 minutos, limpie con un paño limpio o un trapeador, como lo hace normalmente.

2. Use peróxido de hidrógeno para limpiar la lechada

El peróxido de hidrógeno no es solo para desinfectar heridas. Es conocido por su capacidad para eliminar manchas de sangre o vino, pero ¿sabías que también es uno de los mejores limpiadores de lechada?

Todo lo que necesita es un poco de peróxido de hidrógeno y un cepillo de dientes viejo para fregar entre las juntas y sacar toda la suciedad. Finalmente, enjuague con agua y un paño limpio.

3. Vinagre blanco contra la suciedad entre las juntas

Nuestras abuelas usaban vinagre para limpiar casi todo, y tenían razón. El vinagre es uno de los productos naturales más efectivos para limpiar y desinfectar superficies, eliminando la suciedad más resistente.

Mezcle dos partes iguales de vinagre y agua tibia y sumerja un paño en la solución. Limpie entre las juntas y, después de unos minutos, limpie con un paño limpio. Si las manchas son viejas y no se quitan, aplique un poco de vinagre sin diluir durante unos minutos antes de limpiar.

4. En casos extremos, agua y lejía

Si las alternativas naturales enumeradas anteriormente no dan resultados satisfactorios, solo hay una salida: recurrir a la lejía.

Use guantes y vierta 3 o 4 cucharadas de lejía por galón de agua. Use la solución para frotar entre las juntas con un cepillo de dientes usado y, después de unos diez minutos, limpie con un paño limpio.

Mantener el suelo impecable y eliminar la suciedad entre las juntas es más fácil de lo que piensas: aplica inmediatamente los trucos descritos anteriormente para devolver el suelo a su aspecto original.

Copy