Todo lo que está hecho de acero es hermoso a la vista, siempre parece brillante, brillante, elegante. Sin embargo, después de años, puede suceder que de repente pierda su brillo y te encuentres ante un acero sin brillo que simplemente no sabes cómo recuperar.
Acero mate
Hay muchas razones por las que el acero se vuelve opaco. Una vez arruinado, pierde su belleza original e incluso parece estar siempre sucio. Sin embargo, esto no supone un problema porque existen trucos que, si se implementan, permiten limpiar el acero mate rápidamente, consiguiendo que vuelva a estar tan brillante como siempre.

Remedios para pulir acero sin brillo.

Para pulir acero sin brillo no se puede evitar recurrir al uso de vinagre, conocido por las amas de casa y no solo, amado por prácticamente todo el mundo por sus múltiples propiedades, tanto de limpieza como de pulido. No en vano se utiliza para lavar y desengrasar la vajilla, el fregadero, los fogones, pero también para blanquear la ropa y quitar manchas.
Viertes el vinagre sobre un paño suave de microfibra, luego lo pasas directamente sobre el acero, luego enjuagas con agua tibia y listo. Es mejor utilizar esponjas suaves porque las abrasivas pueden rayar irremediablemente el acero . Una vez hecho esto, seca con mucho cuidado utilizando un paño suave de microfibra. El vinagre elimina no sólo las rayas sino también las manchas, haciendo que el acero luzca tan opaco como nuevo . El remedio está en la cocina, no hace falta ir a comprar productos como los antical, que no siempre dan el resultado deseado.

El ácido cítrico es otro aliado para la limpieza

Otro producto que puede resultar útil para limpiar acero sin brillo es el ácido cítrico, que es incluso más ecológico que el vinagre. Sólo necesitas disolver 150g de ácido cítrico en 1 litro de agua desmineralizada. Viértalo en una botella con atomizador y rocíelo directamente sobre el acero, luego déjelo actuar unos minutos. Pasar un paño de microfibra y secar bien el acero realizando movimientos circulares como si limpiara un cristal . De esta forma el acero quedará como nuevo.
Pocas personas lo saben, pero el ácido cítrico es un desincrustante natural , por lo que es lo mejor que se puede utilizar para limpiar el acero de los grifos, que siempre están expuestos al agua y por tanto tienden a acumular cal. El ácido cítrico se utiliza a menudo , entre otras cosas, para limpiar los electrodomésticos en los que se forma cal con el paso de los meses y los años.

La crema de bicarbonato, más milagrosa que el vinagre y el ácido cítrico

No podía faltar la crema de bicarbonato de sodio que aporta brillo a las superficies, eliminando la opacidad en unos instantes.
Mezclar bicarbonato y agua poco a poco hasta obtener una especie de crema, luego aplicarla sobre la superficie de acero y dejar actuar al menos 10 minutos . Una vez pasado el tiempo, enjuagar. Por último, secar adecuadamente para evitar que se formen rayas. La crema de bicarbonato también elimina las manchas de grasa de la encimera , que suelen ser rebeldes e imposibles de eliminar por completo utilizando cualquier producto indicado para el cuidado de las encimeras.

El jabón amarillo, el válido sustituto del jabón de Marsella

Muchas mujeres conocen y utilizan el jabón de Marsella, en realidad existe otro, neutro, que consigue limpiar muy bien el acero, dejándolo nuevamente como nuevo en pocas aplicaciones. Verter 500 ml de agua en una cacerola, añadir 1 pastilla de jabón de 500 gramos y llevar a ebullición. Cuando se haya derretido por completo, apaga el fuego, tapa la cacerola y deja enfriar. Luego transfiera la mezcla a una botella rociadora y rocíela directamente sobre las superficies de acero. Limpiar con un paño y enjuagar.
Entre otros remedios naturales, también está el limón que ejerce una excelente acción limpiadora, quitamanchas y desengrasante y consigue pulir perfectamente las superficies de acero. Es un abrillantador, de hecho se utiliza para pulir vasos. Luego añade el zumo de dos limones a un litro de agua , sumerge en él un paño suave y pásalo por el acero. Luego, como de costumbre, se seca todo con un paño suave. Para un resultado aún más intenso, puedes mojar la esponja, ya empapada en limón, en sal y luego pasarla por las superficies a pulir. No se recomienda el uso de sal gruesa porque podría ser demasiado abrasiva y por tanto rayar las superficies . Por último, lo mejor es evitar el uso de demasiada sal, que puede arruinar el acero.
Copy