¿Sabías que la albahaca se debe cosechar de cierta manera para evitar que se pudra? Los jardineros saben bien cómo cultivarlo para que no se seque y deje hojas abundantes y anchas. ¡Veamos cómo nunca cosechar albahaca y qué hacer para que siga prosperando!

Cosechar la albahaca

Planta aromática de aroma intenso, muy utilizada en la cocina pero también para excelentes infusiones, la albahaca es una de las plantas aromáticas más apreciadas de todas. Su aroma embriagador es agradable al olfato y prevalece delicadamente sobre todos los demás, sin resultar molesto.

Tenerlo disponible es una gran ventaja para explotar todos sus beneficios y propiedades . Ideal para tener en el alféizar de la ventana, en el balcón, en la terraza, o para cultivar en el jardín o huerto, la albahaca no necesita cuidados excesivos, pero hay que prestar atención a cómo se cosecha.

De hecho, existe un método de recolección preciso para mantenerla sana y exuberante, y también hay que tener cuidado con el riego, porque no le gusta el estancamiento .

Entonces, ¿cómo podemos evitar que las raíces se pudran y tener siempre muchas hojas para recolectar? Esto es lo que debe hacer para mantener saludable la albahaca y cómo cosecharla para que no se seque.

Cuando trasplantar la planta

Si se coloca en una maceta muy pequeña, la albahaca se pudre, por lo que nada más comprarla deberás trasplantarla a una más grande, para que tenga mucho espacio para crecer.

Trasplantar albahaca es fácil, simplemente retire suavemente las raíces y vuelva a plantarlas en una maceta más grande . De esta forma habrá más espacio para el sistema radicular, que podrá fortalecerse y crecer sanamente, para que la albahaca quede más exuberante.

O, si la sembraste tú mismo , tienes que esperar unos 15 días para ver aparecer las primeras plántulas. Cuando hayan brotado al menos cuatro hojitas, es hora de trasplantar la albahaca y podrás trasplantarla de la maceta o de la tierra a una maceta más grande.

Agrega tierra a la maceta, hasta cubrir las raíces y una pequeña parte del tallo de las plántulas y finalizar el trabajo de trasplante.

Coloca la albahaca en un lugar soleado.

La planta de albahaca necesita mucha luz para crecer bien , al menos 10-12 horas de luz al día. Por eso es necesario colocarlo en un lugar al que pueda llegar fácilmente el sol.

Lo ideal es colocarlo en el alféizar de una ventana o, si el jarrón es más grande, en el balcón de tu casa, desde donde pueda tomar la luz.

Alternativamente, puedes cultivar albahaca en el jardín , teniendo cuidado de plantarla en una zona bañada por el sol.

No riegues demasiado la albahaca

A la albahaca le encanta la humedad , pero no la tolera en exceso . Por este motivo debes tener cuidado de mantener la tierra húmeda, evitando el estancamiento de agua, que es peligroso para sus raíces.

Debido al exceso de agua las raíces podrían pudrirse y la albahaca podría estar camino de la muerte. Así que presta atención a regar y fertilizar las plantas cada 2 semanas para mantenerlas sanas y fuertes.

Asegúrate de que las plantas no sean atacadas por insectos, en caso contrario utiliza algún remedio para mantenerlos alejados.

Las hojas deben recolectarse con frecuencia.

La belleza de esta planta es que cuanto más a menudo se cosechan las hojas , mayor será el crecimiento posterior . Para que esto suceda, sin embargo, debes dejar un tramo de hojas cada vez y para ello debes recogerlas desde arriba.

Esta sencilla regla aumentará el crecimiento de las hojas de albahaca y siempre tendrás plantas exuberantes con muchas hojas para cosechar cuando las necesites.

Otra regla para tener siempre muchas hojas de albahaca disponibles es no dejar que florezca . Para evitar que se produzca la floración, debes quitar la parte superior donde se forma la flor. O, si se forma la inflorescencia, debes cortarla inmediatamente y la planta producirá más ramas y hojas.

Como así producirás mucha albahaca, puedes guardarla en el congelador, para poder utilizarla tantas veces como quieras y realzar el sabor de tus platos.

Copy