Cuidar un hogar, por tanto de la higiene, el orden y la limpieza, no es fácil, hay algunas zonas, como el baño y en particular el aseo, que requieren especial atención. 

Vinagre en el baño.

El inodoro es realmente complicado de limpiar, porque sea cual sea el producto que utilices, quedan zonas sucias, incrustadas y que huelen mal .

Luego están las distintas estancias que resultan difíciles de mantener ordenadas , limpias y desinfectadas, sobre todo cuando hay niños y animales en la casa.

Limpieza del baño, cómo mantenerlo limpio, fresco e higienizado en todo momento

En definitiva, ocuparse de la limpieza de la casa significa comprometer horas y horas y a pesar de todo no quedar del todo satisfecho con el resultado obtenido. El baño es una zona difícil de tratar . Requiere mucha atención, debe estar siempre higienizada, limpia y perfumada .

Para ello se utilizan cientos de productos químicos , a veces huelen mal y son altamente tóxicos, otras veces enmascaran la toxicidad con un buen olor floral. Son nocivos si se inhalan , dañan el medio ambiente, pueden incluso corroer los sanitarios porque son agresivos, pero es poco probable que alcancen la eficacia esperada y prometida.

Es importante saber que en realidad existen muchos métodos naturales económicos que no sólo resultan ser un excelente remedio, sino que ni siquiera dañan tu salud ni el medio ambiente. Hablemos del vinagre , que consigue eliminar todas las manchas más molestas del interior del inodoro de casa.

Cómo usar vinagre en el baño.

Simplemente se debe verter el vinagre en el inodoro y dejarlo actuar durante la noche . Es preferible hacerlo por la noche porque es el único momento del día en el que menos lo utilizamos. En unas horas podrás eliminar las manchas del interior del inodoro .

El vinagre consigue eliminar todos los depósitos de cal oscuros, desagradables a la vista, que a la larga huelen mal y que normalmente no pueden eliminarse por completo con el uso de los productos indicados.

Después de dejar el vinagre en el inodoro durante la noche, es importante cepillar bien y con cuidado el interior del inodoro hasta donde puedas alcanzar. Se necesita mucho esfuerzo, pero al final el inodoro brillará. Evidentemente esta no es una técnica milagrosa, que se aplica una vez y listo. El proceso se repite al menos una vez por semana.

Limpiar la escobilla del baño, aquí tienes un método infalible

Un segundo truco tiene que ver con la limpieza de la escobilla del baño, que es la suciedad por excelencia, el refugio de todos los gérmenes y bacterias. La técnica para limpiar la fregona es muy sencilla, utilizando productos fácilmente disponibles y que dan una gran satisfacción.

Primero, vierte el vinagre de vino en el inodoro. Luego tomas el cepillo, lo colocas debajo del asiento del inodoro y rocías un poco de vinagre . Mejor aún si utilizas un poco de bicarbonato de sodio. Juntos tienen una increíble acción desinfectante. Pasadas unas horas, enjuaga, mejor si lo haces con agua corriente.

Son pequeños trucos que también podrían aportar la solución a diversos problemas. Una pizca de ingenio y productos naturales nos permiten obtener excelentes resultados, sin dañarnos a nosotros mismos ni dañar el medio ambiente, obteniendo una excelente limpieza en muy poco tiempo.

Cuidar el baño, las reglas para tenerlo siempre bien limpio

Para tener un baño siempre reluciente es necesario lavar cuidadosamente cada parte del mismo al menos una vez al día. Esto es especialmente cierto si son muchos los que lo utilizan. Es cierto que cuesta encontrarlo libre y ocuparlo con la limpieza al menos una hora, pero es imprescindible hacerlo.

Descuidar el baño y sobre todo el sanitario es contraproducente . Cuanto más tiempo pase entre una limpieza y otra, más difícil será eliminar las incrustaciones y combatir los malos olores.

Copy