Al utilizar la esponja para los platos, se debe evitar iniciar un proceso de contaminación en la cocina, lugar destinado a la preparación y consumo de alimentos.

Esponja antes después

Generalmente, la mayoría de personas que se dedican a limpiar la esponja para platos creen haber logrado esta tarea luego de lavarla con agua y detergente.

Sin embargo, ni el agua ni el jabón pueden matar las bacterias, que en este caso sólo se eliminan temporalmente.

Esponja para platos: cuidado con el mal olor

Según algunos estudios científicos, donde se realizaron análisis en el laboratorio , se descubrió que en diferentes partes de las esponjas utilizadas para la limpieza en la cocina,  los mismos microbios presentes en las heces están presentes tanto en el interior como en la superficie.

esponja para platos

En particular, se puede notar el mal olor que emana de las esponjas, una señal de alarma sobre la posible presencia de microorganismos nocivos (en los casos más graves hablamos de Staphylococcus aureus, Escherichia coli y Salmonella).

Se trata de patógenos que podrían provocar infecciones especialmente en personas debilitadas o inmunodeprimidas .

Esponja bajo agua corriente

Sin embargo, estas cargas bacterianas pueden neutralizarse mediante una correcta higienización, así como mediante una buena respuesta inmune del organismo.

Aunque parezca paradójico, los propios utensilios destinados a la higiene y limpieza de las superficies de trabajo, así como de la vajilla, pueden provocar problemas de salud.

Las esponjas pueden convertirse en un caldo de cultivo ideal para gérmenes y bacterias , debido a la humedad y residuos de alimentos presentes en ellas.

esponja de cocina sucia

Esponja para platos: cómo limpiarla y desinfectarla

hay muchos de ellos al menos cada semana , ya que lavarlos no es suficiente, para otros bastaría con hacerlo mensualmente, pero es necesario lavarlos periódicamente pero de la forma correcta.

Las esponjas deben higienizarse adecuadamente, pero deben reemplazarse si están desgastadas o dañadas. La mayoría de las personas no saben cómo limpiar correctamente la esponja de la cocina; en realidad, es necesario limpiarla con agua, jabón y un desinfectante.

En primer lugar se eliminan los posibles restos de comida. Luego de enjuagarlo cuidadosamente, se prepara en una solución hecha con: sal, agua caliente y bicarbonato y se deja en remojo por al menos 20 minutos.

Esponjas y bicarbonato

Si quieres eliminar los olores de las esponjas de cocina, una forma más eficaz es remojarlas después del lavado en una mezcla obtenida con agua fría (el agua caliente tiende a fijar olores y manchas), sal y vinagre .

Si quedan restos de moho, puedes añadir unas gotas de aceite de árbol de té (unas diez), o agua oxigenada y agua caliente. Una vez enjuagado, escurrido y secado al aire.

También se podría utilizar lejía, pero aparte del fuerte olor, este producto es tóxico y además contaminante, por lo que no es nada “ecológico”.

El lavado en lavavajillas permite higienizarlos , para ello habrá que colocarlos en el departamento de vajilla.

Limpiar platos y esponjas en el lavavajillas.

Para evitar el riesgo de contaminación cruzada, es aconsejable tener esponjas separadas, según su uso, diferenciándolas por ejemplo por color.

Una buena forma de conservarlos en buen estado es no dejarlos en el fregadero, sino dejarlos secar al aire, mejor aún si bajo los rayos del sol.

Copy