Muebles altos grasientos y sucios, utilizamos la cocina prácticamente todos los días para preparar cenas y almuerzos. No nos damos cuenta de que de vez en cuando estos se ensucian porque absorben las salpicaduras de la comida, los vapores de lo que se está preparando e inevitablemente la grasa, que se va depositando lentamente sin que se note.

limpieza de cocina

Después de días de falta de cuidado o mala limpieza, los gabinetes grasientos y sucios terminan luciendo realmente sucios, casi imposibles de limpiar.

Conviene limpiarlos cada vez que cocinamos, pero pocas veces lo hacemos, quizás por las prisas, porque hoy en día todo el mundo lleva una vida agitada que no deja escapatoria a nadie .

Limpiar los gabinetes cada vez que cocinas es importante para evitar arruinarlos

Cuando cocinamos dejamos aros y restos de aceite y grasa por todas partes, que se expanden con el vapor cada vez que cocinas algo nuevo . Por eso, incluso simplemente utilizando un paño húmedo, conviene dedicarles unos minutos.

Si todos tuviéramos esta costumbre, bastaría una sola pasada , con un producto indicado válido, para tener los armarios siempre limpios, como nuevos, intactos. En cambio, al haber suciedad y grasa acumulada, se necesita mucho más tiempo para obtener resultados al menos aceptables. 

La limpieza de armarios grasosos y sucios varía dependiendo de los materiales de los muebles, no todos se limpian fácilmente con una sola toallita y con un solo producto. Para obtener un resultado perfecto y satisfactorio basta con limpiar con productos naturales que todo el mundo tiene en casa, que respetan el medio ambiente, no son tóxicos y no estropean el material del mueble alto incluso después de muchos usos.

Limpieza de armarios grasosos y sucios con productos naturales, no tóxicos para el ser humano y el medio ambiente

Entre los ingredientes recomendados para limpiar gabinetes grasosos y sucios se encuentra el vinagre de vino blanco . Basta diluir un vaso de vinagre en un bol con un litro de agua, luego añadir las escamas de jabón de Marsella, dos cucharaditas son suficientes. Luego mezcle la solución hasta que las hojuelas de sabor se hayan disuelto por completo, asegurándose de que la solución esté bien mezclada.

En este punto, moja un paño suave en el agua, escúrrelo bien para quitar el exceso de agua y pásalo por las puertas. Insistir en los puntos más sucios, sin rayar, porque al aplicar fuerza o frotar demasiado se corre el riesgo de estropear los muebles altos. Al cabo de unos minutos, gracias a esta solución, la suciedad desaparece. Una vez obtenido el resultado deseado se secan los armarios con un paño limpio.

Alcohol etílico, la solución milagrosa para usar en casa para la limpieza

Otro método para limpiar gabinetes grasosos y sucios implica el uso de alcohol etílico, solo se puede utilizar sobre superficies de madera y no sobre otros materiales, que en lugar de limpiar, pueden arruinar los muebles. Con alcohol se puede preparar un excelente limpiador, que se guarda en una botella con atomizador de al menos medio litro. Este detergente se puede utilizar en cualquier momento, por ejemplo nada más terminar de cocinar y lavar los platos. El detergente en cuestión permite eliminar inmediatamente manchas, grasas y vapores y tener la cocina siempre higienizada y brillante.

Para preparar la mezcla, vierte agua tibia en la botella, luego agrega un vaso de alcohol y mezcla vigorosamente. Una vez hecho esto, pulveriza la solución directamente sobre la puerta sucia y frótala con un paño húmedo y bien escurrido. Mejor si la tela está tibia. Al pasar el paño húmedo se notarán rayas, pero no te preocupes, cuando el mueble alto esté limpio se secará con otro paño y aquí tienes el resultado más que sorprendente.

El mejor remedio, el aliado de las amas de casa: el bicarbonato

Para concluir, el remedio por excelencia requiere el uso de bicarbonato que elimina la suciedad que se deposita en los armarios grasientos y sucios, pero no sólo. El bicarbonato de sodio se utiliza en la cocina para solucionar muchos problemas.

En este caso, no existen dosis recomendadas: puedes diluir dos o tres cucharadas en un recipiente no muy lleno de agua. Lo que importa es que no quede bicarbonato en el fondo, porque al mojar el paño para limpiar los armarios corres el riesgo de coger demasiado producto. Esto podría tener un efecto abrasivo y por tanto arruinar la superficie. Una vez terminado, vuelve a secar todo bien usando un paño suave y listo.

Copy