En todos nuestros hogares hay al menos una tabla de cortar. Es una herramienta válida, imprescindible para cortar verduras, carne, pan y pescado.

Limpiar la tabla de cortar

Una vez usado no lo soltarás porque lo hace todo mucho más fácil . En lugar de ensuciar mil platos o superficies, simplemente utilizas la tabla de cortar , que además te permite realizar cortes limpios y seguros, sin miedo a arruinar la superficie de debajo.

Tabla de cortar, cómo cuidarla para mantenerla intacta en el tiempo

La tabla de cortar debe lavarse después de cada uso. Con el tiempo, debido al uso intensivo , se hace complicado limpiarlo bien, por lo que es necesario realizar un perfecto mantenimiento rutinario si no quieres encontrarte con una sorpresa desagradable de la nada. En las grietas creadas por los cortes quedan restos de comida, que también pueden provocar la formación de moho , así como bacterias.

Desafortunadamente, la superficie no siempre está tan limpia e higienizada como nos gustaría, a pesar del uso de diversos productos que prometen una higiene en profundidad. Además, muchas veces cuestan mucho y decepcionan del mismo modo.

Intento tras intento, lo que decides hacer para mantener la calma es comprar una tabla de cortar nueva. Ya sea que cueste poco o sea alto, prefieres gastar un poco más pero cocinar en una superficie que ciertamente esté limpia .

En realidad, esta es una decisión equivocada, porque existen operaciones útiles que permiten prolongar la salud de la tabla de cortar y por tanto permitir su uso en el tiempo. También porque, tarde o temprano, el nuevo también quedará en las mismas condiciones, si no se cuida adecuadamente.

Limpia el corte con dos ingredientes sencillos que todo el mundo tiene en casa

Lo primero que debes hacer es limpiarlo a fondo cada vez que lo utilices para preparar platos y recetas de pescado. Para una limpieza óptima sólo necesitas dos ingredientes naturales que hacen milagros y que todos tenemos en casa. A diferencia de los productos químicos, no son perjudiciales para la salud.

Se trata del limón y la sal gruesa , cuyo uso permite realizar una especie de exfoliante sobre la tabla de cortar, eliminando cualquier rastro de suciedad presente en la superficie. El proceso es muy sencillo y sólo lleva unos minutos.

En primer lugar se debe eliminar cualquier residuo o mancha que se pueda limpiar con un paño o esponja empapada en agua. Luego se corta un limón y se frota sobre él, como si fuera una esponja. Acto seguido se utiliza para frotar por encima la sal gruesa, en este caso hace el mismo trabajo que la esponja abrasiva.

Por eso insistimos en las zonas más sucias , o las que más huelen. Donde quieras conseguir una mayor limpieza, es mejor dejar actuar la mezcla unos minutos y luego lavar todo con agua tibia. Haz lo mismo por el otro lado y luego podrás secarlo al aire , después de haber absorbido el exceso de agua, con una toalla o paño. Lo fundamental es que antes de guardarlo esté seco.

Tabla de cortar demasiado seca, la solución ideal

Si pasa demasiado tiempo entre la limpieza y el uso , probablemente la superficie estará demasiado seca. Así que antes de utilizar la tabla de cortar previamente higienizada, vierte sobre ella unas gotas de aceite mineral o de oliva. Luego pasa un poco de papel absorbente y seca bien para eliminar cualquier rastro de aceite.

Es recomendable evitar el uso de detergentes químicos para limpiar la tabla de cortar, porque el uso con el tiempo arruina la madera. Además, al ser un material absorbente, lo que corres el riesgo es que los alimentos que entren en contacto con la superficie huelan a jabón inmediatamente después de limpiarlos . Sin duda algo antihigiénico.

Limpieza diaria, esto es lo que se puede utilizar en lugar de sal gruesa y limón

Quienes quieran realizar una limpieza diaria menos agresiva y, por tanto, más delicada y rápida, sólo pueden utilizar sal fina en lugar de sal gruesa. Sin duda es más cómodo y asequible. También se puede sustituir por bicarbonato de sodio, que siempre se debe frotar directamente con las manos.

Tanto en el caso de la sal fina como del bicarbonato, aclarar con agua, aunque no en grandes cantidades, para no tener problemas posteriormente en la fase de secado. Este se considera el remedio de limpieza más delicado de todos.

Mientras que el que implica el uso de sal y limón se puede aplicar con menor frecuencia, por ejemplo una vez al mes, o cada vez que cocines platos que involucren el uso de pescado o alimentos que fácilmente dejan mal olor.

Copy