Desde que los incorporé a mi rutina de jardinería, ¡mi jardín ha dado frutos extraordinarios! ¡Es la solución eterna que ofrece resultados consistentemente!

Con formación en humanidades y fervor por la fotografía, además de un gran interés en la exploración culinaria…

Los huevos, famosos por su valor nutricional, albergan un tesoro secreto dentro de sus cáscaras que puede hacer maravillas en el cultivo de plantas.

Al combinar cáscaras de huevo con posos de café, prepararás un fertilizante que produce resultados sorprendentes, no solo enriqueciendo el suelo sino también disuadiendo a plagas como caracoles e insectos que asedian tus plantas.

Las cáscaras de huevo cuentan con propiedades que las hacen invaluables para mejorar la salud de las plantas:

  1. Un fertilizante rico en minerales: triture o mezcle cáscaras de huevo hasta obtener un polvo fino y distribúyalas en el suelo para fortalecerlo con nutrientes esenciales como calcio, fósforo, potasio y nitrógeno. Las rosas, en particular, se benefician de este tratamiento, ya que florecen en condiciones mejoradas del suelo.
  2. Repelente natural de plagas: Esparza cáscaras de huevo trituradas por su jardín o macetas infestadas para crear una barrera física que disuada a las babosas, orugas y otras molestias que se arrastran.
  3. Regulación del pH del suelo: ajuste la acidez del suelo incorporando cáscaras de huevo molidas alrededor de sus plantas, permitiendo que el agua de riego facilite la liberación de compuestos beneficiosos de la cáscara al suelo.
  4. Abono mejorado: aumente la riqueza de su abono casero agregando cáscaras de huevo a la mezcla, especialmente cuando se combinan con posos de café, lo que da como resultado una mezcla orgánica altamente efectiva.
Copy